¿Qué es Valores Morales?

¿Qué es Valores Morales?
Vota el artículo

Los seres humanos tenemos valores morales diferentes que son transmitidos por la sociedad donde se vive, aunque la mayoría coincide en tener determinados valores morales que los hacen dignos y que los inducen a saber si la forma de actuar es correcta o no.

Qué es valores morales?

Ante todo diremos que los valores morales son los criterios que hacen que un ser humano diferencie una acción buena de una mala.Este desarollo de la capacidad de discernir dependerá de muchas variables como la cultura, la educación y la experiencia.

La presencia de valores morales hacen que una persona sea mejor y que se pueda perfeccionar día a día determinando si sus actos son correctos o incorrectos. Son el conjunto de prácticas o costumbres comunes a una sociedad y que de acuerdo a la situación pueden alternarse uno y otro valor.

Tipos de valores morales

Los valores morales son transmitidos en la familia ( padres o tutores) primero desde la infancia para luego tener un refuerzo en la escuela gracias a los maestros y profesores. Se complementan con los de las religiones que cada individuo profesa. Mientras qe otros vienen arraigados en la sociedad donde el individuo vive. Estos valores humanos son muy importantes a la hora de convivir logrando un clima de armonía.

La sociedad regula mediante sanciones sociales o mediante sanciones de acuerdo al código jurídico del país.

Entre los valores morales podemos nombrar:

  • Honestidad
  • Respeto
  • Lealtad
  • Solidaridad
  • Generosidad
  • Amistad
  • Bondad
  • Humildad
  • Pudor
  • Tolerancia
  • Comprensión
  • Perseverancia
  • Dignidad
  • Prudencia
  • Gratitud
  • Amor
  • Paciencia
  • Sencillez
  • Justicia
  • Orden
  • Flexibilidad
  • Puntualidad
  • Austeridad
  • Cooperación

La vida social sería imposible sin estos valores, no se podría establecer metas de grupo ni habría ideales que motiven las actividades y relaciones humandas.

Qué es una Escala de valores

Todo individuo tiene una escala de valores, o sea, la importancia que le da a un valor sobre otro.Esta escala muchas veces es modificable de acuerdo al punto de vista ético y moral de la situación que se vive.

Esta escala de valores regula el comportamiento de las personas y establece como actuar en diferentes circunstancias. Desde ya que hay una escala de valores en la sociedad que uno pertenece y que regula el comportamiento de  del grupo social, donde se comparten ciertos valores morales , éticos y culturales. Todos se deben adecuar para mantener unas buenas relaciones sociales, todos se deben esforzar para en enfocarse a actuar de manera correcta y mantener un equilibrio entre la escala personal de valores morales y la escala de valores de la sociedad.

Crisis de valores morales

Muchos hablan de la crisis de valores morales. Comienzo afirmando que, en mi opinión, la temida “crisis de valores” es una realidad mucho más matizada de lo que se cree.

Permítanme explicar: hablar de “crisis” significa admitir que en épocas pasadas hemos vivido una edad de oro en la que estos valores se pusieron de moda y se difundieron universalmente.
Ahora, para los pocos conocimientos que tengo de la Historia, esta edad nunca parece existir.

Sí, tal vez la Edad Media conoció una estabilidad e inmutabilidad de las referencias éticas y religiosas que desaparecieron hoy, pero la mayoría de la población vivía en la pobreza, en la inmundicia, en la ignorancia, en el sometimiento a la autoridad. El “individuo” como lo conocemos hoy ni siquiera existía.

Esto, por supuesto, no significa que niegue la presencia de problemas, incluso graves, de naturaleza social y ética dentro de nuestra sociedad.
Los “monstruos” contra los que debemos luchar dentro y fuera de nosotros todos los días son, creo, bastante conocidos: el economismo, el consumismo, el egoísmo, el hedonismo exhibicionista, la prevalencia, en general, de la esfera material sobre eso. espiritual.

La masa, a la que también pertenezco, se deja seducir fácilmente por la televisión y los mensajes publicitarios, por el cine de fácil consumo y dudoso valor artístico, por publicaciones dedicadas al gran público, donde los protagonistas son hermosos, suaves, sonrientes, poseen. Autos lujosos y aparatos electrónicos totalmente inútiles, viven en lujosas mansiones, disfrutan de un éxito que los ha hecho sin ningún esfuerzo ni esfuerzo, viven casi exclusivamente en la dimensión del tiempo libre, no tienen problemas serios, adultos ni preocupaciones diarias. digno de este nombre.

Incluso si me parece un poco absurdo demonizar este tipo de mensaje, que, aunque caricaturamente, expresa una parte de al menos las aspiraciones del hombre occidental (¿solo?), También creo que la vida real, incluso las privilegiadas, es otra cosa.
En la vida real nos enfermamos, envejecemos, morimos, trabajamos, nos arriesgamos, vivimos todo tipo de problemas.

La búsqueda del éxito económico que debe lograrse sin demasiadas dudas éticas y la vida vivida en nombre de la diversión desenfrenada lleva al hombre moderno a sentir sentimientos dolorosos de soledad, aburrimiento, inseguridad, vacío existencial, profunda desorientación moral.

Este hecho, paradójicamente, se ve exacerbado, más que aliviando, por la libertad que disfruta el hombre contemporáneo, por la multiplicidad de opciones entre las cuales está llamado a elegir, en absoluta soledad, sin ciertas referencias, sin guías que no sean beneficios e intereses económicos. el personal. Vivimos sobre todo en una era de transformaciones vertiginosas, de cambios continuos, de complejidad creciente que requieren una respuesta poco común y un riesgo de aplastamiento para que el individuo se sienta aún más impotente e inseguro.

Además, negar o al menos comprimir la parte espiritual del hombre, como lo hace más o menos conscientemente el Occidente, conduce a una serie de males sociales: crimen, suicidio, violencia, alcoholismo, drogas, la llamada “enfermedad mental”.

En parte, este es el precio que debe pagarse al progreso, a la democracia, a la libertad. No todos pueden soportar la carga de tener que tomar decisiones independientes; ya veces los más débiles y violentos se entregan a comportamientos desviados, mientras que los más sensibles pueden ser víctimas de devastadores conflictos morales internos.

¿Qué hacer entonces?

Mientras tanto, reconozca que, si no es el mejor de todos los mundos posibles, el mundo occidental es quizás el mejor de los mundos creados hasta ahora. Vivir en los siglos pasados debe haber sido mucho más difícil, precario e inhumano que hoy. La historia del pasado es una historia de violencia, hambre, epidemias, no debemos ocultarla.

Los valores espirituales, morales y artísticos no están al alcance de todos y tal vez nunca lo estén. Podemos esperar su difusión y ya nuestra sociedad ha aumentado el número de personas que leen, les gusta asistir a un concierto o un espectáculo teatral, plantean problemas de tipo ético y filosófico.

Pero es una cuestión de sensibilidad e inteligencia, características que son en parte innatas, solo parcialmente modificables con la educación.
Algunas experiencias, la poesía o la música “clásica”, por ejemplo, serán, en mi opinión, siempre minoritarias. Incluso el placer de leer.

Creo que no deberíamos ser excesivamente severos al querer distraer a la mayoría de las personas de su entretenimiento y consumismo. Después de todo, una población de comerciantes y flemáticos burgueses, como nos estamos convirtiendo, siempre está poco inclinada a la guerra, desea la paz y la estabilidad y casi siempre favorece las artes.
Por otro lado, existen sociedades fuertemente contrarias al consenso y valores religiosos “fuertes”, donde la mayoría de la población vive en la miseria, la ignorancia, el miedo y la guerra continua.

La civilización, en el comportamiento y las ideas, nos parece que se extiende en cantidad tranquilizadora a una gran parte de la población. Las generaciones más jóvenes parecen inquietantes, pero los jóvenes siempre han expresado inquietudes y sospechas.
Es cierto, hay problemas de orden público debido a la expansión del crimen, pero para aquellos hay soluciones técnicas parciales para la prevención y la represión, un concepto, en mi opinión, que debe renovarse y reconsiderarse. El hecho mismo de que las hordas de personas desfavorecidas se viertan confiadamente en Occidente significa que nuestro tipo de civilización actualmente es insuperable, se considera casi un espejismo, una promesa de bienestar a la que aspiramos.

El capitalismo y las sociedades democráticas y abiertas han ganado. Las alternativas probadas demostraron ser opresivas y sangrientas.
Por lo tanto, confío en que nosotros, los occidentales, encontraremos un mínimo de orden, equilibrio y armonía en medio del cambio material y espiritual y las nuevas dificultades y desafíos provocados por la revolución tecnológica.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here