Epistemología: Qué es y para qué sirve

Epistemología: Qué es y para qué sirve
Vota el artículo

Epistemología significa “conocimiento“, estando justamente relacionada con la teoría del conocimiento. Admirada por muchos, es una ciencia que genera muchas preguntas e incertidumbres.

Epistemología – Qué es

La epistemología es el estudio de la naturaleza del conocimiento, la justificación y la racionalidad de la creencia. Mucho debate en epistemología se centra en cuatro áreas: el análisis filosófico de la naturaleza del conocimiento y cómo se relaciona con conceptos tales como verdad, creencia y justificación, varios problemas de escepticismo, las fuentes y el alcance del conocimiento y la creencia justificada, y los criterios para el conocimiento y la justificación.

La epistemología aborda preguntas tales como: “¿Qué hace justificadas las creencias justificadas?”, “¿Qué significa decir que sabemos algo?” Y, fundamentalmente, “¿Cómo sabemos que sabemos?”.

La epistemología es la investigación de la naturaleza del conocimiento mismo. Su estudio se centra en nuestros medios para adquirir conocimiento y cómo podemos diferenciar entre verdad y falsedad. La epistemología moderna generalmente implica un debate entre el racionalismo y el empirismo. Los racionalistas creen que el conocimiento se adquiere mediante el uso de la razón, mientras que los empiristas afirman que el conocimiento se gana a través de las experiencias.

Epistemología – Para qué sirve

El estudio de la epistemología es fundamental para comprender cómo y por qué pensamos, en otras palabras, cómo adquirimos conocimiento, cómo confiamos en nuestros sentidos y cómo desarrollamos conceptos en nuestras mentes.

Una epistemología sólida es necesaria para el desarrollo del pensamiento y el razonamiento sólidos, por lo que tanta literatura filosófica puede involucrar discusiones aparentemente arcanas sobre la naturaleza del conocimiento. Algunas preguntas frecuentemente discutidas por los epistemólogos incluyen:

  • ¿Qué podemos saber?
  • ¿Cómo podemos saberlo?
  • ¿Por qué sabemos algunas cosas, pero no otras?
  • ¿Cómo adquirimos conocimiento?
  • ¿Es posible el conocimiento?
  • ¿Puede ser seguro el conocimiento?
  • ¿Por qué creemos ciertas afirmaciones y no otras?

Epistemología – Teorías

Hay muchas teorías diferentes de la epistemología, pero todas caen en su mayoría en uno de los dos campos: empírico o racional. Según los empiristas, solo podemos saber las cosas después de haber tenido la experiencia relevante, en otras palabras, nuestro conocimiento es a posteriori. Sin embargo, los racionalistas creen que es posible saber cosas antes de que tengamos experiencias, en otras palabras, nuestro conocimiento es a priori.

Para los epistemólogos, no hay una tercera opción, excepto, quizás, por la posición extremadamente escéptica de que ningún conocimiento es posible. Pero por lo demás, uno es racionalista o empirista.

El racionalismo no es una posición uniforme. Algunos racionalistas simplemente argumentarán que algunas verdades sobre la realidad pueden descubrirse a través de la razón y el pensamiento puros (los ejemplos incluyen verdades de matemáticas, geometría y, a veces, moralidad), mientras que otras verdades requieren experiencia. Otros racionalistas irán más lejos y argumentarán que todas las verdades sobre la realidad deben ser adquiridas de alguna manera a través de la razón, normalmente porque nuestros órganos sensoriales no pueden experimentar directamente la realidad externa.

El empirismo, por otro lado, es más uniforme en el sentido de que niega que cualquier forma de racionalismo sea verdadera o posible. Los empiristas pueden estar en desacuerdo sobre cómo adquirimos conocimiento a través de la experiencia y en qué sentido nuestras experiencias nos dan acceso a la realidad externa; sin embargo, todos están de acuerdo en que el conocimiento sobre la realidad requiere experiencia e interacción con la realidad.

Epistemología y ateísmo

Muchos debates entre ateos y teístas son de naturaleza epistemológica. Cuando los ateos y los teístas discuten si es razonable creer en los milagros, aceptar la revelación y las escrituras como autoritativas, etc., en última instancia, están discutiendo sobre los principios epistemológicos básicos: ¿Cómo sabemos qué es y qué no es verdad, y es creencia? fundada en el conocimiento?

Los ateos tienden a ser exclusiva o principalmente empiristas: insisten en que las afirmaciones de la verdad vayan acompañadas de pruebas claras y convincentes, que pueden estudiarse y probarse. Los teístas tienden a estar mucho más dispuestos a aceptar el racionalismo, creyendo que la “verdad” puede alcanzarse a través de revelaciones, misticismo, fe, etc.

Esta diferencia en las posiciones es consistente con la forma en que los ateos tienden a colocar la primacía en la existencia de la materia y argumentan que el universo es material en la naturaleza, mientras que los teístas tienden a colocar la primacía en la existencia de la mente (específicamente, la mente de Dios) y argumentan Esa existencia es más espiritual y sobrenatural en la naturaleza.

El problema del escepticismo

El escepticismo cuestiona si el conocimiento es posible en absoluto. Los escépticos argumentan que creer en algo no justifica si es necesariamente cierto o no. Caracterizar el conocimiento como fuerte o débil depende del punto de vista de una persona y de su caracterización del conocimiento. Gran parte de nuestro conocimiento sobre la epistemología se deriva, en particular, del escepticismo racional y filosófico.

El escepticismo del demonio malvado descrito por Descartes (conocido anteriormente en la cueva de Platón; con una versión actualizada de la literatura de ciencia ficción que lo describe como el cerebro en una cuba) supone que nuestros sensores se han colocado bajo el control de algún poder externo, como un demonio. , científico loco, etc. Como tal, todo lo que vemos es falso, y nunca podemos saber nada sobre el mundo “real” habitado por el demonio o el científico loco. Incluso si estas potencias externas no existen, todavía debemos depender solo de la información proporcionada por nuestros sentidos y, por lo tanto, no podemos hacer una declaración definitiva sobre nada más allá de esa información.

Los escépticos se oponen a lo que a veces llaman fundacionalismo dogmático, que establece que debe haber algunas posiciones básicas que se justifiquen por sí mismas o que estén más allá de la justificación sin hacer referencia a otras. (Un ejemplo de dicho fundacionalismo se puede encontrar en la Ética de Spinoza). En primer lugar, afirmar que deben existir “posiciones básicas” equivale a la falacia lógica del argumento de la ignorancia combinada con la pendiente resbaladiza.

Entre otros argumentos, los escépticos utilizaron el trilema de Agrippa, que lleva el nombre de Agrippa el Escéptico, para afirmar que se podía lograr cierta creencia. Los fundacionalistas han usado el mismo argumento del trilema como justificación para exigir la validez de las creencias básicas.

Este enfoque escéptico rara vez es llevado a su extremo pirriónico por la mayoría de los practicantes. Varias modificaciones han surgido a lo largo de los años, incluyendo las siguientes:

El ficcionalismo no afirmaría tener conocimiento, sino que se adhiere a conclusiones sobre algún criterio, como la utilidad, la estética u otros criterios personales, sin afirmar que cualquier conclusión es realmente “verdadera”.

El fideismo filosófico (en oposición al fideismo religioso) afirmaría la verdad de algunas proposiciones, pero lo hace sin afirmar la certeza.

Algunas formas de pragmatismo aceptarían la utilidad como una guía provisional de la verdad, pero no necesariamente un tomador de decisiones universal.

Hay dos categorías diferentes de escepticismo epistemológico, que pueden denominarse escepticismo “mitigado” y “no mitigado”. Las dos formas son contrastantes pero siguen siendo formas verdaderas de escepticismo. El escepticismo mitigado no acepta afirmaciones de conocimiento “fuertes” o “estrictas” pero, sin embargo, aprueba otras más débiles específicas.

A estos reclamos más débiles se les puede asignar el título de “conocimiento virtual”, pero solo a creencias justificadas. El escepticismo absoluto rechaza tanto los reclamos de conocimiento virtual como el conocimiento sólido. La caracterización del conocimiento como fuerte, débil, virtual o genuino puede determinarse de manera diferente según el punto de vista de una persona, así como su caracterización del conocimiento.

Epistemología – Cómo se analiza

Definiendo el conocimiento

En matemáticas, se sabe que 2 + 2 = 4, pero también se sabe cómo sumar dos números, y conocer a una persona (p. Ej., Conocer a otras personas o conocerse a sí mismo), lugar (p. Ej., La ciudad natal de uno), cosa ( por ejemplo, automóviles), o actividad (por ejemplo, adición). Algunos filósofos piensan que hay una distinción importante entre “saber que” (saber un concepto), “saber cómo” (entender una operación) y “conocimiento de conocimiento” (saber por relación), y la epistemología se ocupa principalmente de la primera de estas.

 

En francés, portugués, español, alemán y holandés, “saber (una persona)” se traduce usando connaître, conhecer, conocer y kennen (alemán y holandés) respectivamente, mientras que “saber (cómo hacer algo)” se traduce utilizando savoir, sable (portugués y español), wissen, y humedecer. El griego moderno tiene los verbos γνωρίζω (gnorízo) y ξέρω (kséro).

El italiano tiene los verbos conoscere y sapere y los sustantivos para “conocimiento” son conoscenza y sapienza. El alemán tiene los verbos wissen y kennen; el primero implica conocer un hecho, el segundo saber en el sentido de estar familiarizado y tener un conocimiento práctico de; también hay un nombre derivado de kennen, a saber, Erkennen, del cual se dice que implica conocimiento en forma de reconocimiento o reconocimiento.

El verbo en sí implica un proceso: tienes que pasar de un estado a otro, de un estado de “no-erkennen” a un estado de verdadero erkennen. Este verbo parece el más apropiado para describir la “epistema” en una de las lenguas europeas modernas, de ahí el nombre alemán “Erkenntnistheorie”. La interpretación teórica y la importancia de estas cuestiones lingüísticas sigue siendo controvertida.

En su artículo On Denoting y su último libro Problems of Philosophy, Bertrand Russell destacó la distinción entre “conocimiento por descripción” y “conocimiento por conocido”. A Gilbert Ryle también se le atribuye el énfasis en la distinción entre saber cómo y saber eso en The Concept of Mind.

En Conocimiento personal, Michael Polanyi defiende la relevancia epistemológica del conocimiento de cómo y el conocimiento de eso; Usando el ejemplo del acto de equilibrio involucrado en andar en bicicleta, sugiere que el conocimiento teórico de la física involucrada en mantener un estado de equilibrio no puede sustituir el conocimiento práctico de cómo conducir, y que es importante entender cómo Se establecen y se ponen a tierra.

Esta posición es esencialmente de Ryle, quien argumentó que el hecho de no reconocer la distinción entre saber eso y saber cómo conduce a una regresión infinita. En tiempos recientes, los epistemólogos como Sosa, Greco, Kvanvig, Zagzebski y Duncan Pritchard han argumentado que la epistemología debe evaluar las “propiedades” de las personas (es decir, las virtudes intelectuales) y no solo las propiedades de las proposiciones o de las actitudes mentales proposicionales.

Creencia

En el lenguaje común, una “declaración de creencia” es típicamente una expresión de fe o confianza en una persona, poder u otra entidad; mientras que incluye tales puntos de vista tradicionales, la epistemología también se ocupa de lo que creemos. Esto incluye “la” verdad, y todo lo demás que aceptamos como “verdadero” para nosotros desde un punto de vista cognitivo.

Verdad

Si la creencia de alguien es verdadera no es un requisito previo para (su) creencia. Por otro lado, si algo es realmente conocido, entonces categóricamente no puede ser falso.

Por ejemplo, si una persona cree que un puente es lo suficientemente seguro como para sostenerla e intenta cruzarlo, pero el puente se derrumba bajo su peso, se puede decir que ella creía que el puente era seguro pero que su creencia estaba equivocada. . No sería correcto decir que ella sabía que el puente era seguro, porque claramente no lo era.

Por el contrario, si el puente realmente soportaba su peso, entonces la persona podría decir que creía que el puente era seguro, mientras que ahora, después de probarlo a sí misma (al cruzarlo), sabe que era seguro.

 

Los epistemólogos discuten si la creencia es el verdadero portador de la verdad. Algunos prefieren describir el conocimiento como un sistema de proposiciones verdaderas justificadas, y otros como un sistema de oraciones verdaderas justificadas.

Platón, en sus Gorgias, sostiene que la creencia es el portador de la verdad más invocado. En el Teeteto, Sócrates considera una serie de teorías sobre qué es el conocimiento, y el último es que el conocimiento es la verdadera creencia “con una cuenta”.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here