Sistema óseo Humano

Sistema óseo Humano
4.8 (95%) 8 votos

El sistema ósea de los humano ha llevado tiempo analizarlo, siendo realmente muy apasionante e interesante para su estudio. El mismo consiste en muchos huesos y cartílagos individuales, siendo el sostén del cuerpo. También hay bandas de tejido conectivo fibroso, los ligamentos y los tendones, en íntima relación con las partes del esqueleto.

Sistema ósea humano – Partes

El esqueleto humano, como el de otros vertebrados, consta de dos subdivisiones principales, cada una con orígenes distintos de los demás y cada uno presenta ciertas características individuales.

Estos son el axial, que comprende la columna vertebral (la columna vertebral) y gran parte del cráneo, y la apendicular, a la que las fajas pélvicas (cadera) y pectoral (hombro) y los huesos y cartílagos de las extremidades pertenecer a. En este artículo se discute como parte del esqueleto axial una tercera subdivisión, la visceral, que comprende la mandíbula inferior, algunos elementos de la mandíbula superior y los arcos branquiales, incluido el hueso hioides.

Sistema ósea humano – Nombres

Anatomía del sistema esquelético

Si su pregunta es cuántos huesos existen en total en forma individual, la respuesta es 206. Se divide en axial y en esqueleto apendicular. El primero se extiende a lo largo del eje de la línea media del cuerpo y está compuesto por 80 huesos en las siguientes regiones:

  • Cráneo
  • Hioides
  • Huesecillos del oído
  • Costillas
  • Esternón
  • La columna vertebral

El esqueleto apendicular está formado por 126 huesos en las siguientes regiones:

  • Miembros superiores
  • Miembros inferiores
  • Cintura pélvica
  • Faja pectoral (hombro)
  • Cráneo

El cráneo está compuesto de 22 huesos fusionados, excepto la mandíbula. Estos 21 huesos fusionados están separados en los niños para permitir que crezcan el cráneo y el cerebro, pero se fusionan para brindar mayor fortaleza y protección como adultos. La mandíbula permanece como un hueso de la mandíbula móvil.

Los huesos de la porción superior del cráneo se conocen como cráneo y protegen al cerebro del daño. Los huesos de la porción inferior y anterior del cráneo se conocen como huesos faciales y sostienen los ojos, la nariz y la boca.

Hioides y osículos auditivos

El hioides es un hueso pequeño en forma de U que se encuentra justo por debajo de la mandíbula. El hioides es el único hueso del cuerpo que no forma una articulación con ningún otro hueso; es un hueso flotante. La función del hioides es ayudar a mantener abierta la tráquea y formar una conexión ósea para los músculos de la lengua.

El martillo, el yunque y el estribo, conocidos colectivamente como huesecillos auditivos, son los huesos más pequeños del cuerpo. Se encuentran en una pequeña cavidad dentro del hueso temporal y sirven para transmitir y amplificar el sonido desde el tímpano hasta el oído interno.

Vértebras

Veintiséis vértebras forman la columna vertebral del cuerpo humano. Se nombran por región:

  • Cervical (cuello) – 7 vértebras
  • Torácico (pecho) – 12 vértebras
  • Lumbar (espalda baja) – 5 vértebras
  • Sacro – 1 vértebra
  • Coxis (cóccix) – 1 vértebra

Con la excepción del singular sacro y cóccix, cada vértebra recibe el nombre de la primera letra de su región y su posición a lo largo del eje superior-inferior. Por ejemplo, la vértebra torácica más superior se llama T1 y la más inferior se llama T12.

Costillas y esternón

El esternón, o esternón, es un hueso delgado con forma de cuchillo ubicado a lo largo de la línea media del lado anterior de la región torácica del esqueleto. El esternón se conecta a las costillas mediante delgadas bandas de cartílago llamadas cartílago costal.

Hay 12 pares de costillas que junto con el esternón forman la caja torácica de la región torácica. Las primeras siete costillas se conocen como “costillas verdaderas” porque conectan las vértebras torácicas directamente al esternón a través de su propia banda de cartílago costal.

Las costillas 8, 9 y 10 se conectan al esternón a través del cartílago que está conectado al cartílago de la séptima costilla, por lo que consideramos que son “costillas falsas”. Las costillas 11 y 12 también son costillas falsas, pero también se consideran ser “costillas flotantes” porque no tienen ningún accesorio de cartílago al esternón en absoluto.

Faja pectoral y extremidad superior

La faja pectoral conecta los huesos de la extremidad superior (brazo) con el esqueleto axial y está formada por las clavículas izquierda y derecha y los omóplatos izquierdo y derecho.

El húmero es el hueso de la parte superior del brazo. Articula el hombro con la escápula y forma la articulación del codo con los huesos del brazo inferior. El radio y el cúbito son los dos huesos del antebrazo. El cúbito se encuentra en el lado medial del antebrazo y forma una articulación de bisagra con el húmero en el codo. El radio permite que el antebrazo y la mano giren en la articulación de la muñeca.

Los huesos del brazo inferior son un grupo de ocho huesos. Los carpos se conectan a los cinco metacarpianos que forman los huesos de la mano y se conectan a cada uno de los dedos. Cada dedo tiene tres huesos conocidos como falanges, a excepción del pulgar, que solo tiene dos falanges.

Faja pélvica y extremidad inferior

Formado por los huesos de la cadera izquierda y derecha, la faja pélvica conecta los huesos de la extremidad inferior (pierna) con el esqueleto axial.

El fémur es el hueso más grande del cuerpo y el único hueso de la región del muslo (femoral). El fémur forma la articulación de la articulación esférica con el hueso de la cadera y forma la articulación de la rodilla con la tibia y la rótula.

Comúnmente llamada rótula, la rótula es especial porque es uno de los pocos huesos que no están presentes en el momento del nacimiento. La rótula se forma en la primera infancia para apoyar la rodilla para caminar y gatear.

La tibia y el peroné son los huesos de la pierna. La tibia es mucho más grande que el peroné y soporta casi todo el peso del cuerpo. El peroné es principalmente un punto de unión muscular y se usa para ayudar a mantener el equilibrio. La tibia y el peroné forman la articulación del tobillo con el astrágalo, uno de los siete huesos del tarso en el pie.

Los tarsos son un grupo de siete huesos pequeños que forman el extremo posterior del pie y el talón. Los tarsos forman articulaciones con los cinco metatarsianos largos del pie. Entonces, cada uno de los metatarsianos forma una articulación con uno de los conjuntos de falanges en los dedos de los pies. Cada dedo tiene tres falanges, a excepción del dedo gordo, que solo tiene dos falanges.

Sistema ósea humano – Funciones

Cuando se considera la relación de estas subdivisiones del esqueleto con las partes blandas del cuerpo humano, como el sistema nervioso, el sistema digestivo, el sistema respiratorio, el sistema cardiovascular y los músculos voluntarios del sistema muscular, está claro que las funciones del esqueleto son de tres tipos diferentes: soporte, protección y movimiento.

De estas funciones, el soporte es fundamental. La columna vertebral, que corresponde a la notocorda en los organismos inferiores, es el soporte principal del tronco.

El sistema nervioso central se encuentra en gran parte dentro del esqueleto axial, el cerebro está bien protegido por el cráneo y la médula espinal por la columna vertebral, por medio de los arcos neurales óseos (los arcos de hueso que rodean la médula espinal) y los ligamentos intermedios .

Una característica distintiva de los humanos en comparación con otros mamíferos es la postura erecta. El cuerpo humano es, en cierta medida, como una torre para caminar que se mueve sobre pilares, representada por las piernas.

Sin embargo, se puede asociar el problema de la carga de peso. Estos problemas han tenido que cumplirse mediante adaptaciones del sistema esquelético.

La protección del corazón, los pulmones y otros órganos y estructuras en el pecho crea un problema algo diferente del del sistema nervioso central. Estos órganos, cuya función implica movimiento, expansión y contracción, deben tener una cubierta protectora flexible y elástica. Tal cubierta es proporcionada por la cesta torácica ósea, o caja torácica, que forma el esqueleto de la pared del tórax o tórax.

La conexión de las costillas con el esternón es, en todos los casos, secundaria. Las pequeñas articulaciones entre las costillas y las vértebras permiten un movimiento deslizante de las costillas en las vértebras durante la respiración y otras actividades. El movimiento está limitado por los accesorios ligamentosos entre las costillas y las vértebras.

La tercera función general del esqueleto es la del movimiento. La gran mayoría de los músculos esqueléticos están firmemente anclados al esqueleto, por lo general a por lo menos dos huesos y en algunos casos a muchos huesos.

Por lo tanto, los movimientos del cuerpo y sus partes, desde la embestida del jugador de fútbol hasta las delicadas manipulaciones de un artista de manualidades o el uso de instrumentos complicados por parte de un científico, son posibles gracias a arreglos de ingeniería individuales y separados entre ellos. músculo y hueso.

Estructura microscópica de huesos

Comprende entre el treinta y cuarenta por ciento de la masa corporal de un adulto. La masa del esqueleto está formada por una matriz ósea no viva y muchas células óseas diminutas. Aproximadamente la mitad de la masa de la matriz ósea es agua, mientras que la otra mitad es proteína de colágeno y cristales sólidos de carbonato de calcio y fosfato de calcio.

Las células óseas vivas se encuentran en los bordes de los huesos y en pequeñas cavidades dentro de la matriz ósea. Aunque estas células constituyen muy poco de la masa ósea total, tienen varias funciones muy importantes en las funciones del sistema esquelético. Las células óseas permiten que los huesos:

  • Crecer y desarrollarse
  • Ser reparado después de una lesión o desgaste diario
  • Descomponerse para liberar sus minerales almacenados

Sistema ósea humano – Tipos de huesos

Todos los huesos del cuerpo se pueden dividir en cinco tipos: largo, corto, plano, irregular y sesamoideo.

Largo. Son los responsables de la mayor parte de nuestra estatura en la edad adulta. Una cavidad medular hueca se encuentra en el centro de los huesos largos y sirve como área de almacenamiento para la médula ósea. Los ejemplos de huesos largos incluyen el fémur, la tibia, el peroné, los metatarsianos y las falanges.

Corto. Los huesos cortos son tan largos como anchos y a menudo tienen forma redonda o redonda. Los huesos del carpo de la muñeca y los huesos del tarso del pie son ejemplos de huesos cortos.

Plano. Son delgados en una dirección. Debido a que son delgados, los huesos planos no tienen una cavidad medular como los huesos largos. Los huesos frontal, parietal y occipital del cráneo, junto con las costillas y los huesos de la cadera, son todos ejemplos de huesos planos.

Irregular. Los huesos irregulares tienen una forma que no se ajusta al patrón de los huesos largos, cortos o planos. Las vértebras, el sacro y el cóccix de la columna vertebral, así como los huesos esfenoides, etmoidales y cigomáticos del cráneo, son huesos irregulares.

Sesamoideo. Protegen el tendón de tensiones y tensiones en la articulación y pueden ayudar a dar una ventaja mecánica a los músculos que tiran del tendón.

La rótula y el hueso pisiforme de los carpos son los únicos huesos sesamoideos que se cuentan como parte de los 206 huesos del cuerpo.

Sistema ósea humano – Partes de huesos

Al nacer, cada hueso largo está formado por tres huesos individuales separados por cartílago hialino. Cada hueso final se denomina epífisis (epi = on; physis = crecer), mientras que el hueso medio se denomina diáfisis. La región de crecimiento y eventual fusión entre la epífisis y la diáfisis se llama metáfisis (meta = después).

Una vez que las partes largas del hueso se han fusionado, el único cartílago hialino que queda en el hueso se encuentra como cartílago articular en los extremos del hueso que forma articulaciones con otros huesos.

El exterior de un hueso está cubierto por una fina capa de tejido conectivo irregular denso llamado periostio. El periostio contiene muchas fibras de colágeno fuertes que se utilizan para anclar firmemente los tendones y los músculos al hueso para el movimiento.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here