Sistema Linfático Humano

El sistema linfático es una red de tejidos y órganos que ayudan a liberar al cuerpo de toxinas, desechos y otros materiales no deseados. La función principal del sistema linfático es transportar la linfa, un líquido que contiene glóbulos blancos que combaten las infecciones, en todo el cuerpo.

Sistema linfático – Partes

El sistema linfático se compone principalmente de vasos linfáticos, que son similares a las venas y capilares del sistema circulatorio. Los vasos están conectados a los ganglios linfáticos, donde se filtra la linfa. Las amígdalas, las adenoides, el bazo y el timo son parte del sistema linfático.

Sistema linfático – Estructura

Hay cientos de nódulos linfáticos en el cuerpo humano. Están ubicados en el interior del cuerpo, como alrededor de los pulmones y el corazón, o más cerca de la superficie, como debajo del brazo o la ingle, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Los ganglios linfáticos se encuentran desde la cabeza hasta alrededor del área de la rodilla.

El bazo, que se encuentra en el lado izquierdo del cuerpo justo encima del riñón, es el órgano linfático más grande. Si el bazo detecta bacterias, virus u otros microorganismos potencialmente peligrosos en la sangre, junto con los ganglios linfáticos crea glóbulos blancos llamados linfocitos, que actúan como defensores contra los invasores. Los linfocitos producen anticuerpos para matar los microorganismos extraños y evitar que las infecciones se propaguen. Los seres humanos pueden vivir sin un bazo, aunque las personas que han perdido el bazo por enfermedad o lesión son más propensas a las infecciones.

El timo se encuentra en el cofre justo encima del corazón, según el Manual de Merck. Este pequeño órgano almacena linfocitos inmaduros (glóbulos blancos especializados) y los prepara para convertirse en células T activas, que ayudan a destruir células infectadas o cancerosas.

Las amígdalas son grandes grupos de células linfáticas que se encuentran en la faringe. Según la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología, son la “primera línea de defensa del cuerpo como parte del sistema inmunológico. Muestran bacterias y virus que ingresan al cuerpo a través de la boca o la nariz”.

El plasma sale de las células del cuerpo una vez que ha entregado sus nutrientes y eliminado los desechos. La mayor parte de este líquido regresa a la circulación venosa a través de pequeños vasos sanguíneos llamados vénulas y continúa en forma de sangre venosa. El resto se convierte en linfa, según la Clínica Mayo.

A diferencia de la sangre, que fluye por todo el cuerpo en un ciclo continuo, la linfa fluye en una sola dirección, hacia arriba, hacia el cuello. Los vasos linfáticos se conectan a dos venas subclavias, que se encuentran a ambos lados del cuello cerca de la clavícula, y el líquido vuelve a entrar en el sistema circulatorio, según la Clínica Mayo.

Sistema linfático – Circulación

El sistema linfático se puede considerar como un sistema de drenaje necesario porque, a medida que la sangre circula por el cuerpo, el plasma sanguíneo se filtra en los tejidos a través de las paredes delgadas de los capilares. La porción de plasma sanguíneo que se escapa se denomina líquido intersticial o extracelular, y contiene oxígeno, glucosa, aminoácidos y otros nutrientes necesarios para las células de los tejidos.

Aunque la mayor parte de este líquido se filtra de inmediato al torrente sanguíneo, un porcentaje del mismo, junto con la materia particulada, se queda atrás. El sistema linfático elimina este líquido y estos materiales de los tejidos, y los devuelve a través de los vasos linfáticos al torrente sanguíneo, y por lo tanto evita un desequilibrio de líquidos que podría resultar en la muerte del organismo.

El líquido y las proteínas dentro de los tejidos comienzan su viaje de vuelta al torrente sanguíneo al pasar a los diminutos capilares linfáticos que infunden casi todos los tejidos del cuerpo.

Papel en la inmunidad

Protege el cuerpo, mediante los glóbulos blancos que ayudan a librar al cuerpo de microorganismos que causan enfermedades. Los órganos y tejidos del sistema linfático son los sitios principales de producción.

Órganos linfoides

Están los primarios, que son los sitios de maduración de las células B y T, y los órganos linfoides secundarios, en los que se produce una mayor diferenciación de los linfocitos. Los órganos linfoides primarios incluyen el timo, la médula ósea, el hígado fetal y, en las aves, una estructura llamada bolsa de Fabricio. En los humanos, el timo y la médula ósea son los jugadores clave en la función inmune.

Timo

El timo se encuentra justo detrás del esternón en la parte superior del cofre. Es un órgano bilobulado que consiste en una corteza externa rica en linfocitos y una médula interna.

En la corteza del timo, las células T en desarrollo, llamadas timocitos, llegan a distinguir entre los propios componentes del cuerpo, denominados “yo”, y las sustancias extrañas al cuerpo, llamadas “no propias”.

Las células capaces de reconocer las moléculas del MHC del cuerpo se conservan, mientras que las que no pueden unirse a estas moléculas se destruyen.

Sistema linfático – Función

El sistema linfático tiene múltiples funciones interrelacionadas:

Es responsable de la eliminación del líquido intersticial de los tejidos
Absorbe y transporta ácidos grasos y grasas como el quilo del sistema digestivo
Transporta glóbulos blancos hacia y desde los ganglios linfáticos hacia los huesos
La linfa transporta las células presentadoras de antígenos, como las células dendríticas, a los ganglios linfáticos donde se estimula una respuesta inmune.

Absorción de grasa

Los nutrientes en los alimentos se absorben a través de vili intestinal (muy agrandado en la imagen) a sangre y linfa. Los ácidos grasos de cadena larga (y otros lípidos con una solubilidad similar en grasas como algunos medicamentos) se absorben en la linfa y se desplazan dentro de los quilomicrones. Se mueven a través del conducto torácico del sistema linfático y finalmente ingresan a la sangre a través de la vena subclavia izquierda evitando por completo el metabolismo de primer paso del hígado por completo.

Los vasos linfáticos llamados lacteales se encuentran en el comienzo del tracto gastrointestinal, predominantemente en el intestino delgado. Mientras que la mayoría de los otros nutrientes absorbidos por el intestino delgado pasan al sistema venoso portal para drenar a través de la vena porta hacia el hígado para su procesamiento, las grasas (lípidos) pasan al sistema linfático para ser transportadas a la circulación sanguínea a través del torácico conducto. (Hay excepciones, por ejemplo, los triglicéridos de cadena media son ésteres de ácidos grasos de glicerol que se difunden pasivamente desde el tracto gastrointestinal al sistema portal).

Función inmune

El sistema linfático juega un papel importante en el sistema inmune del cuerpo, como el sitio primario para las células relacionadas con el sistema inmune adaptativo, incluidas las células T y las células B.

Las células en el sistema linfático reaccionan a los antígenos presentados o encontrados por las células directamente o por otras células dendríticas. Cuando se reconoce un antígeno, comienza una cascada inmunológica que implica la activación y el reclutamiento de más y más células, la producción de anticuerpos y citoquinas y el reclutamiento de otras células inmunológicas tales como macrófagos.

Sistema linfático – Enfermedades

Las enfermedades más comunes del sistema linfático son agrandamiento de los nódulos linfáticos (también conocido como linfadenopatía), hinchazón debido al bloqueo de los ganglios linfáticos.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here