Sistema Digestivo Humano

El sistema digestivo humano es fundamental, incluyendo al tracto digestivo, o la serie de estructuras y órganos a través del cual los alimentos y líquidos pasan durante su procesamiento a formas absorbibles en el torrente sanguíneo.

El sistema también consiste en las estructuras a través de las cuales pasan los desechos en el proceso de eliminación y otros órganos que contribuyen con los jugos necesarios para el proceso digestivo.

Estructuras y funciones del sistema digestivo humano

El tracto digestivo comienza en los labios y termina en el ano. Consiste en la boca, o cavidad oral, con sus dientes, para moler la comida, y su lengua, que sirve para amasar alimentos y mezclarlos con saliva; la garganta o la faringe; el esófago; el estómago; el intestino delgado, que consiste en el duodeno, el yeyuno y el íleon; y el intestino grueso, que consiste en el ciego, el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente y el colon sigmoide, que termina en el recto.

Las glándulas que contribuyen con los jugos digestivos incluyen las salivales, las gástricas en el revestimiento del estómago, el páncreas y el hígado y sus adjuntos: la vesícula biliar y los conductos biliares. Todos estos órganos y glándulas contribuyen a la descomposición física y química de los alimentos ingeridos y a la eliminación final de los desechos no digeribles. Sus estructuras y funciones se describen paso a paso en esta sección.

Boca y estructuras orales

La poca digestión de los alimentos realmente tiene lugar en la boca. Sin embargo, a través del proceso de masticación, luego al estómago y al intestino delgado. Los movimientos de la mandíbula inferior en la masticación a causa del masetero, el temporal, el pterigoideo medial y lateral y el buccinador. La sensibilidad de la membrana periodontal que rodea y sostiene los dientes, en lugar de la potencia de los músculos de la masticación, determina la fuerza de la mordida.

La masticación no es esencial para una digestión adecuada. Sin embargo, masticar ayuda a la digestión al reducir los alimentos a partículas pequeñas y mezclarlas con la saliva secretada por las glándulas salivales. La saliva lubrica y humedece los alimentos secos, mientras que la masticación distribuye la saliva a través de la masa de alimentos. El movimiento de la lengua contra el paladar duro y las mejillas ayuda a formar una masa redondeada, o bolo alimenticio.

Los labios y las mejillas

Los labios, dos pliegues carnosos que rodean la boca, están compuestos externamente de la piel e internamente de la membrana mucosa o mucosa. La mucosa es rica en glándulas secretoras de moco, que junto con la saliva aseguran una lubricación adecuada para el habla y la masticación.

Las mejillas, los lados de la boca, son continuas con los labios y tienen una estructura similar. Se encuentra una almohadilla de grasa distinta en el tejido subcutáneo (el tejido debajo de la piel) de la mejilla, se conoce como la almohadilla de succión. En la superficie interna de cada mejilla, opuesta al segundo diente molar superior, hay una ligera elevación que marca la abertura del conducto parotídeo, que va desde la glándula salival parótida, que se encuentra frente a la oreja. Detrás hay glándulas secretoras de moco, cuyos conductos se abren opuestos al último diente molar.

El techo de la boca

El techo de la boca es cóncavo y está formado por el paladar duro y blando. El paladar duro está formado por las porciones horizontales de los dos huesos palatinos y las porciones palatinas de los maxilares, o mandíbulas superiores. El paladar duro está cubierto por una membrana mucosa gruesa y algo pálida que se continúa con la de las encías y está unida a los huesos superiores de la mandíbula y el paladar por un tejido fibroso firme.

El paladar blando es continuo con el paladar duro al frente. Está formado por una lámina fibrosa, delgada y fuerte, la aponeurosis palatina y los músculos glosopalatino y faringoespalatino.

El piso de la boca

Se observa sólo cuando la lengua se encuentra levantada. En la línea media hay un pliegue prominente y elevado de la membrana mucosa (frenillo lingual) que une cada labio a las encías, y en cada lado hay un pequeño pliegue llamado papila sublingual, del que se abren los conductos de las glándulas salivales submandibulares.

Corriendo hacia afuera y hacia atrás desde cada papila sublingual hay una cresta (la plica sublingual) que marca el borde superior de la glándula salival sublingual (debajo de la lengua) y sobre la cual se abren la mayoría de los conductos de esa glándula.

Las encías

Las encías consisten en membranas mucosas conectadas por tejido fibroso grueso a la membrana que rodea los huesos de la mandíbula. La membrana de la encía se eleva para formar un collar alrededor de la base de la corona (parte expuesta) de cada diente.

Rico en vasos sanguíneos, los tejidos que se encuentran presentes en las encías son alcanzados por las ramas que están en las arterias alveolares; o las cuencas dentales, también suministran los dientes y el hueso esponjoso de las mandíbulas superior e inferior, en el que se alojan los dientes.

El estómago y el intestino delgado

Desde las glándulas que recubren el estómago, se secretan ácidos y enzimas que continúan el proceso de descomposición de los alimentos para su posterior absorción y expulsión. Los músculos del estómago mezclan aún más la comida. Al final de este proceso, la comida que colocaste en tu boca se transformó en un líquido espeso y cremoso llamado quimo.

Este líquido espeso se empuja hacia el duodeno (la primera parte del intestino delgado). El intestino delgado tiene tres segmentos. El primer segmento es el duodeno donde se produce una mayor descomposición de los alimentos. Luego el yeyuno e íleon son las principales responsables de la absorción de nutrientes desde el alimento procesado al torrente sanguíneo a través de las paredes del intestino.

Después del intestino delgado, los residuos sobrantes salen del tracto gastrointestinal superior (tracto gastrointestinal superior) integrado por lo que se encuentra en la parte superior del intestino grueso, y se mueve al intestino grueso o al colon (el comienzo del tracto gastrointestinal inferior).

Intestino grueso

Se caracteriza por ser un tubo largo y grueso de alrededor de 2,5 pulgadas de diámetro y unos 5 pies de largo. El intestino grueso absorbe agua y contiene muchas bacterias simbióticas. Estas son las encargadas de descomponer los desechos para extraer algunas pequeñas cantidades de nutrientes. Las heces en el intestino grueso salen del cuerpo a través del canal anal.

Fisiología del sistema digestivo

El sistema digestivo es responsable de tomar alimentos enteros y convertirlos en energía y nutrientes para permitir que el cuerpo funcione, crezca y se repare a sí mismo. Los seis procesos principales del sistema digestivo incluyen:

  • Ingestión de comida
  • Secreción de fluidos y enzimas digestivas
  • Mezcla y movimiento de alimentos y desechos a través del cuerpo
  • Digestión de alimentos en pedazos más pequeños
  • Absorción de nutrientes
  • Excreción de desechos

1 – Ingestión

La boca es responsable de esta función, ya que es el orificio a través del cual todos los alimentos entran al cuerpo. La boca y el estómago también son responsables del almacenamiento de alimentos, ya que está a la espera de ser digerido.

2 – Secreción

En el transcurso de un día, se secretan alrededor de 7 litros de fluidos. Estos incluyen saliva, moco, ácido clorhídrico, enzimas y bilis. La saliva humedece los alimentos secos y contiene amilasa salival, una enzima digestiva que comienza la digestión de los carbohidratos. El moco sirve como una barrera protectora y lubricante dentro del tracto gastrointestinal.

El ácido clorhídrico ayuda a digerir los alimentos químicamente y protege el cuerpo eliminando las bacterias presentes en nuestros alimentos. Las enzimas son como pequeñas máquinas bioquímicas que desarman macromoléculas grandes como proteínas, carbohidratos y lípidos en sus componentes más pequeños. Finalmente, la bilis se usa para emulsionar grandes masas de lípidos en pequeños glóbulos para facilitar la digestión.

3 – Mezcla y movimiento

Incluye tres procesos principales para mover y mezclar alimentos:

  • Deglución. La deglución es el proceso de usar músculos lisos y esqueléticos en la boca, la lengua y la faringe para expulsar los alimentos de la boca, a través de la faringe y hacia el esófago.
  • Peristalsis. La peristalsis es una onda muscular que viaja a lo largo del tracto GI, moviendo alimentos parcialmente digeridos a una corta distancia por el tracto. Se necesitan muchas ondas de peristalsis para que los alimentos viajen desde el esófago, a través del estómago y los intestinos, y lleguen al final del tracto gastrointestinal.
  • Segmentación. Ocurre en el intestino delgado, ya que los segmentos cortos del intestino se contraen como las manos que presionan un tubo de pasta de dientes. La segmentación ayuda a aumentar la absorción de nutrientes al mezclar los alimentos y aumentar su contacto con las paredes del intestino.

4 – Digestión

La digestión es el proceso de convertir piezas grandes de alimentos en sus componentes químicos. La digestión mecánica es la descomposición física de grandes trozos de alimentos en pedazos más pequeños. Este modo de digestión comienza con la masticación de alimentos por los dientes y se continúa a través de la mezcla muscular de los alimentos por el estómago y los intestinos.

La bilis producida por el hígado también se usa para romper mecánicamente las grasas en glóbulos más pequeños. Mientras que la comida se digiere mecánicamente, también se digiere químicamente a medida que las moléculas más grandes y complejas se descomponen en moléculas más pequeñas que son más fáciles de absorber. La digestión química comienza en la boca con amilasa salival en la saliva que divide carbohidratos complejos en carbohidratos simples.

Las enzimas y el ácido en el estómago continúan la digestión química, teniendo su mayor parte papel en el intestino delgado gracias a la acción del páncreas. El páncreas secreta un cóctel digestivo increíblemente fuerte conocido como jugo pancreático, que es capaz de digerir lípidos, carbohidratos, proteínas y ácidos nucleicos. Para cuando los alimentos abandonan el duodeno, se han reducido a sus componentes químicos: ácidos grasos, aminoácidos, monosacáridos y nucleótidos.

5 – Absorción

Comienza en el estómago con moléculas simples como agua y alcohol que se absorben directamente en el torrente sanguíneo. La mayoría de la absorción tiene lugar en las paredes del intestino delgado, que están densamente dobladas para maximizar la superficie en contacto con alimentos digeridos. El intestino grueso también está involucrado en la absorción de agua y vitaminas B y K antes de que las heces abandonen el cuerpo.

6 – Excreción

Es un proceso conocido como defecación. La defecación elimina sustancias no digeribles del cuerpo para que no se acumulen dentro del intestino. El momento de la defecación es controlado voluntariamente por la parte consciente del cerebro, pero debe realizarse regularmente para evitar un respaldo de materiales no digeribles.

Desordenes digestivos

Muchas enfermedades y condiciones de salud, como úlceras, ERGE, EII y enfermedad celíaca, por nombrar algunas, provocan disfunciones en nuestro sistema digestivo. Aprenda sobre ellos visitando nuestra sección sobre enfermedades y condiciones digestivas. Además, ahora puede evaluar su riesgo genético de contraer la enfermedad celíaca.

Digestión – Qué es

Ya sea la capacidad de coordinar la masticación de los alimentos sin dañar nuestra lengua y labios o la propulsión del alimento desde el estómago hacia el duodeno mientras liberamos las enzimas apropiadas, nuestro sistema digestivo nos permite manejar el proceso sin pensarlo mucho y con frecuencia mientras realiza otras tareas.

El proceso de digestión es fascinante y complejo y toma los alimentos que ponemos en nuestra boca y los convierte en energía y productos de desecho. Este proceso tiene lugar en el tracto gastrointestinal, una estructura tubular larga y conectada que comienza con la boca y termina en el ano. La comida es impulsada hacia adelante dentro del sistema, alterada por enzimas y hormonas en partículas utilizables y absorbida a lo largo del camino. Otros órganos que apoyan el proceso digestivo son el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. El tiempo que tardan los alimentos en pasar de la boca a ser excretados como desechos es de alrededor de 30 a 40 horas.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here