Revolución Rusa

Revolución Rusa
Vota el artículo

La Revolución rusa fue un evento que marcó un quiebre histórico, un antes y un después, siendo un hecho político fundamental, y uno de los más explosivos del siglo XX. La revolución violenta marcó el final del reinado Romanov y de cientos de influyentes dek gobierno imperial ruso.

Revolución Rusa – Qué sucedió

Durante la Revolución Rusa, los bolcheviques, liderados por el revolucionario de izquierda Vladimir Lenin, tomaron el poder y destruyeron la tradición del gobierno csarista. Los bolcheviques se convertirían más tarde en el Partido Comunista de la Unión Soviética.

¿Cuándo fue la revolución rusa?

En 1917, dos revoluciones barrieron Rusia, terminando siglos de gobierno imperial y poniendo en marcha cambios políticos y sociales que conducirían a la formación de la Unión Soviética. Mientras que los dos eventos revolucionarios tuvieron lugar en unos pocos meses, la agitación social en Rusia había estado a fuego lento durante décadas.

A principios del siglo XX, se encontraba sumida en la pobreza, con un enorme campesinado y una minoría creciente de trabajadores industriales pobres. Gran parte de Europa occidental veía a Rusia como una sociedad atrasada y subdesarrollada.

En 1861, el imperio ruso finalmente abolió la servidumbre. La emancipación de los siervos influiría en los acontecimientos que condujeron a la Revolución Rusa, dando a los campesinos más libertad para organizarse.

Revolución rusa de 1905

Rusia se industrializó mucho más tarde que Europa occidental y los Estados Unidos. Cuando finalmente lo hizo, alrededor del siglo XX, trajo consigo inmensos cambios sociales y políticos.

Entre 1890 y 1910, por ejemplo, la población de las principales ciudades rusas como San Petersburgo y Moscú casi se duplicó, lo que provocó un hacinamiento y condiciones de vida indigentes para una nueva clase de trabajadores industriales rusos.

Un boom de la población a fines del siglo XIX, una dura temporada de crecimiento debido al clima del norte de Rusia y una serie de guerras costosas, comenzando con la Guerra de Crimea (1854-1856), son frecuentes escaseces de alimentos en todo el vasto imperio.

Las grandes protestas de los trabajadores rusos contra la monarquía condujeron a la masacre del domingo sangriento de 1905. Cientos de manifestantes desarmados fueron asesinados o heridos por las tropas del zar.

La masacre provocó la revolución rusa de 1905, durante la cual los trabajadores enojados respondieron con una serie de huelgas paralizantes en todo el país.

Revolución de febrero

La Revolución de febrero (conocida como tal por el uso del calendario juliano por parte de Rusia hasta febrero de 1918) comenzó el 8 de marzo de 2017 (23 de febrero en el calendario juliano).

Apoyados por una gran cantidad de trabajadores industriales en huelga, el pueblo se puso cara a cara con la policía, pero se negaron a abandonar las calles.

La Duma formó un gobierno provisional el 12 de marzo. Unos días después, el zar Nicolás renunció al trono, terminando los siglos del gobierno ruso Romanov.

Revolución bolchevique

El 6 y 7 de noviembre de 1917 (o el 24 y 25 de octubre en el calendario juliano, razón por la cual el evento se conoce como la Revolución de Octubre), los revolucionarios de izquierda liderados por el líder del Partido Bolchevique, Vladimir Lenin, lanzaron un golpe de estado casi incruento. Contra el gobierno provisional de la Duma.

Este había sido organizado por un grupo de líderes de la clase capitalista burguesa de Rusia. En cambio, Lenin pretendía que el régimen de la Unión Soviética fuera liderado directamente por los consejos de soldados, campesinos y trabajadores.

Los bolcheviques y sus aliados ocuparon edificios gubernamentales y otras ubicaciones estratégicas en Petrogrado, y pronto formaron un nuevo gobierno con Lenin como su cabeza. Lenin se convirtió en el dictador del primer estado comunista del mundo.

Guerra civil rusa

La guerra civil estalló en Rusia a fines de 1917 después de la Revolución bolchevique. Las facciones en guerra incluyen los Ejércitos Rojo y Blanco.

El Ejército Rojo luchó por el gobierno bolchevique de Lenin. El Ejército Blanco representó a un gran grupo de fuerzas libremente aliadas, incluidos monárquicos, capitalistas y partidarios del socialismo democrático.

La Guerra Civil Rusa terminó en 1923 con el Ejército Rojo de Lenin reclamando la victoria y estableciendo la Unión Soviética.

Revolución Rusa – Causas

Las causas sociales de la Revolución Rusa se pueden derivar de siglos de opresión de las clases más bajas por parte del gobierno zarista y los intentos fallidos de Nicolás por salir victorioso en la Primera GM. Mientras que los campesinos agrarios rurales habían sido emancipados de la servidumbre en 1861, todavía lamentaban pagar pagos de redención al Estado, y exigió licitación comunal de la tierra que trabajaron.

El problema se agravó aún más por el fracaso de las reformas agrarias de Sergei Witte de principios del siglo XX. Se produjeron crecientes disturbios campesinos y, a veces, revueltas reales, con el objetivo de asegurar la propiedad de la tierra en la que trabajaban.

La rápida industrialización de Rusia también dio lugar a un hacinamiento urbano y malas condiciones para los trabajadores industriales urbanos (como se mencionó anteriormente). Entre 1890 y 1910, la población de la capital, San Petersburgo, creció de 1.033.600 a 1.905.600, y Moscú experimentó un crecimiento similar.

Esto creó un nuevo ‘proletariado’ que, debido a la aglomeración en las ciudades, era mucho más probable que protestara y se declarara en huelga que el campesinado en tiempos anteriores.

Tampoco había agua corriente, y las pilas de desechos humanos constituían una amenaza para la salud de los trabajadores. Las malas condiciones solo empeoraron la situación, y el número de huelgas e incidentes de desorden público aumentó rápidamente en los años poco antes de la Primera Guerra Mundial. Debido a la industrialización tardía, los trabajadores rusos estaban muy concentrados.

Revolución Rusa – Consecuencias

Cambios económicos y sociales

Una teoría elemental de la propiedad, que muchos campesinos creían, era que la tierra debía pertenecer a aquellos que trabajaban en ella. Al mismo tiempo, la vida y la cultura campesina cambiaban constantemente.

El cambio fue facilitado por el movimiento físico de un número creciente de aldeanos campesinos que emigraron hacia y desde entornos industriales y urbanos, pero también por la introducción de la cultura de la ciudad en el pueblo a través de los bienes materiales, la prensa y el boca a boca.

Los trabajadores también tenían buenas razones para el descontento: viviendas superpobladas con condiciones sanitarias a menudo deplorables, largas horas de trabajo (en la víspera de la guerra, una jornada laboral de 10 horas seis días a la semana era el promedio y muchos trabajaban de 11 a 12 horas diarias para 1916), riesgo constante de lesiones y muerte debido a condiciones de seguridad y sanitarias deficientes, disciplina severa (no solo las reglas y multas, sino también los puños de los capataces), y salarios inadecuados (empeorados después de 1914 por los aumentos abruptos del costo de la vida durante la guerra).

Al mismo tiempo, la vida industrial urbana tuvo sus beneficios, aunque estos podrían ser tan peligrosos (en términos de estabilidad social y política) como las dificultades. Hubo muchos estímulos para esperar más de la vida. La adquisición de nuevas habilidades dio a muchos trabajadores un sentido de autoestima y confianza, aumentando las expectativas y los deseos.

Al vivir en las ciudades, los trabajadores encontraron bienes materiales que nunca habían visto en las aldeas. Lo más importante es que los trabajadores que viven en ciudades fueron expuestos a nuevas ideas sobre el orden social y político.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here