Revolución Francesa

Vota el artículo

La Revolución Francesa fue un período de tiempo en Francia cuando las personas derrocaron a la monarquía y tomaron el control del gobierno.

Revolución Francesa – Cuándo sucedió

La Revolución francesa duró 10 años, de 1789 a 1799. Comenzó el 14 de julio de 1789, momento en el que el pueblo tomó la prisión de la Bastilla. La revolución llegó a su fin en 1799 cuando un general llamado Napoleón derrocó al gobierno revolucionario y estableció el Consulado de Francia (con Napoleón como líder).

Revolución Francesa – Causas

Por las malas cosechas y los exagerados gastos de la monarquía, Francia se encontraba en una profunda crisis, que hizo que los burgueses, producto de las ideas iluministas que estaban surgiendo en Europa, comience a discutir sobre la situación reinante, teniendo como objetivo instaurar una nueva forma de gobierno en la que los representantes sean elegidos por el pueblo y no mediante el poder divino.

Los estados franceses

Antes de la Revolución Francesa, los franceses se dividían en grupos sociales llamados “Estados”. El primer estado incluía al clero (líderes de la iglesia), el segundo estado incluía a los nobles y el tercer estado incluía a los plebeyos.

La mayoría de las personas eran miembros del Tercer Estado. Pagó la mayoría de los impuestos, mientras que la nobleza vivió vidas de lujo y consiguió todos los puestos de alto rango.

Revolución Francesa – Características

Gobierno revolucionario

El gobierno francés estaba en constante agitación durante toda la revolución. Al comienzo de la revolución, los representantes del Tercer Estado establecieron la Asamblea Nacional donde exigieron que el Rey Luis XVI les otorgue ciertos derechos. Este grupo pronto tomó el control del país. Con el tiempo, cambiaron los nombres a la Asamblea Legislativa y, posteriormente, a la Convención Nacional. Después del Reinado del Terror, se formó un nuevo gobierno llamado el Directorio. El Directorio se pronunció hasta que Napoleón tomó el control.

La Revolución Francesa trajo cambios fundamentales al orden feudal de privilegio monárquico y aristocrático. Los estadounidenses celebraron ampliamente la Revolución francesa en su gloriosa inauguración en 1789, cuando golpeó el corazón del poder absoluto.

Francia parecía estar siguiendo el ejemplo republicano estadounidense creando una monarquía constitucional donde las élites tradicionales serían restringidas por la ley escrita. Donde el rey había tenido previamente el poder absoluto, ahora tendría que actuar dentro de límites legales claros.

Pronto avanzó más allá de este ya considerable asalto al orden tradicional. Impulsada en gran medida por una crisis provocada por una guerra que comenzó en 1792 contra Prusia y Austria, la Revolución Francesa dio un giro dramático que culminó con la decapitación del Rey Luis XVI y el abandono del cristianismo en favor de una nueva religión estatal basada en la razón.

La revolución francesa se hizo mucho más radical que la revolución americana. Además de un período de extrema violencia pública, intentó mejorar los derechos y el poder de los pobres y las mujeres. De hecho, incluso llegó a prohibir la esclavitud en las colonias francesas del Caribe.

Los profundos cambios puestos en marcha por la Revolución Francesa tuvieron un enorme impacto en Francia, así como a través de la guerra europea a gran escala que desató desde 1792 hasta 1815. También ayudó a transformar la política estadounidense a partir de mediados de la década de 1790. Si bien la Revolución francesa había recibido inicialmente un amplio apoyo en los Estados Unidos, su radicalización en 1792-1793 dio lugar a un fuerte desacuerdo en la opinión estadounidense.

Las actitudes domésticas hacia el futuro apropiado de la república estadounidense se hicieron aún más intensas como resultado del ejemplo de la Francia revolucionaria. Conservadores como Hamilton, Washington y otros que pronto se organizarían como el partido político federalista vieron a la Revolución Francesa como un ejemplo de anarquía homicida.

Cuando Gran Bretaña se unió a los aliados europeos en la guerra contra Francia en 1793, los federalistas apoyaron esta acción como un intento de hacer cumplir el orden correcto.

El punto de vista estadounidense opuesto, sostenido por hombres como Jefferson y otros que vinieron a organizarse como el partido político demócrata-republicano, apoyó las acciones francesas como una extensión de una lucha republicana mundial contra la monarquía corrupta y el privilegio aristocrático.

Por ejemplo, algunos grupos entre los Whiskey Rebels en el oeste de Pennsylvania demostraron su visión internacional cuando se unieron bajo una pancarta que copió el eslogan francés radical de “LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD”.

El ejemplo de la Revolución Francesa ayudó a convencer a los estadounidenses de ambos lados de que sus oponentes políticos estaban motivados por fuerzas peligrosas e incluso malignas que amenazaban con destruir la joven república.

Reino del terror

El período más oscuro de la Revolución Francesa se llama el Reino del Terror que duró desde 1793 hasta 1794. Durante este tiempo, un hombre llamado Robespierre dirigió la Convención Nacional y el Comité de Seguridad Pública. Quería eliminar cualquier oposición a la revolución, por lo que pidió una regla del “Terror”. Se aprobaron leyes que decían que cualquier persona sospechosa de traición podría ser arrestada y ejecutada por guillotina. Miles de personas fueron ejecutadas, incluida la reina María Antonieta y muchos de los rivales políticos de Robespierre.

Guillotin abogó por la creación de un dispositivo de decapitación como los utilizados en Inglaterra, Alemania, Italia y Escocia. El dispositivo fue prototipado en Alemania por el secretario de la Academia de Cirujanos, quien se aseguró de que fuera humano. En 1791, después de un período de prueba durante el cual el dispositivo atravesó innumerables cadáveres, fue designado como la máquina nacional de sentencia de muerte de Francia. Se llamaba la guillotina.

Clubes políticos

Muchas de las nuevas ideas políticas se formaron en clubes políticos. Estos clubes incluían el poderoso Club Jacobino (dirigido por Robespierre), los Cordeliers, el Club de Feuillants y el Club del Panteón.

Línea del tiempo de Revolución Francesa

Podemos ubicarnos en el tiempo con esta imágen donde se resumen los principales echos históricos.

Revolución Francesa – Consecuencias

La Revolución Francesa cambió completamente la estructura social y política de Francia. Puso fin a la monarquía francesa, el feudalismo y tomó el poder político de la iglesia católica. Trajo nuevas ideas a Europa, incluida la libertad y la libertad para el comunero, así como la abolición de la esclavitud y los derechos de las mujeres.

Aunque la revolución terminó con el ascenso de Napoleón, las ideas y reformas no murieron. Estas nuevas ideas continuaron influyendo en Europa y ayudaron a dar forma a muchos de los gobiernos modernos de Europa.

Sus ojos estaban en las colonias americanas, donde los estadounidenses habían ido a la guerra para reclamar sus derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Mientras tanto, Thomas Jefferson, quien había descrito estos principios en la Declaración de Independencia, también había declarado que si la reina de Francia, María Antonieta, había sido encerrada en un convento, Francia podría haber evitado la revolución.

Uno de los precedentes medievales que persistió en el siglo XVIII fue la ejecución brutal. Los criminales fueron quemados, ahogados, torturados y mutilados, todo bajo la mirada consensuada del Antiguo Régimen.

Sin embargo, la nobleza francesa tenía derecho a la ejecución por decapitación. Si bien parece ser una forma particularmente espantosa de morir, la decapitación es relativamente rápida y directa, la muerte de un verdadero caballero. Cuando el Dr. Joseph Ignace Guillotin se unió a la Asamblea Constituyente de Francia en 1789, propuso que todos los criminales capitales condenados a muerte fueran decapitados.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here