Dinosaurios Omnivoros: nombres, características, tipos e imágenes

Vota el artículo

Bienvenidos lectores a un nuevo articulo sobre los dinosaurios. En esta ocasión les hablaremos sobre el grupo mas pequeño descubierto hasta hoy en día, los omnivoros. Estas bestias eran capaces de comer plantas (como lo hacían herbívoros) y animales (tal como los carnívoros). Si bien no hay tanta información disponible acerca de ellos, debajo encontraran una lista con los principales tipos descubiertos.

¿Qué es un dinosaurio omnivoro?

Los omnívoros son el grupo más pequeño entre los tres tipos diferentes de dinosaurios (carnívoros, herbívoros y omnívoros). Pero definitivamente tenían una mayor posibilidad de supervivencia porque tenían una gama más amplia de opciones de comida, ya que comían tanto plantas como animales. Ejemplos de dinosaurios omnívoros incluyen al Oviraptor, el Sinovenator, el Pelecanimimus, el Protarchaeopteryx, el Avimimus, el Caudipteryx y el Chirostenotes.

Tipos de dinosaurios omnivoros y sus características

Oviraptor

El Oviraptor era un pequeño terópodo con plumas que vivió durante el Cretácico. En primera instancia se pensó que era un comedor de huevos, ya que sus restos han sido excavados cerca de nidos de dinosaurios. Más tarde, se descubrió que estos eran el nido de ellos mismos, incluso un espécimen mostró a una madre que había perecido mientras cuidaba ferozmente su nido, probablemente debido a una tormenta de arena u otro desastre natural (igualmente se cree que comían huevos de otros dinosaurios). El Oviraptor tenía un pico grande que se usaba para atrapar lagartijas y otras criaturas pequeñas. Los Oviraptores masculinos tenían crestas extravagantes en sus cabezas, que muy probablemente se usaban en los rituales de apareamiento.

El primer espécimen de Oviraptor fue descubierto por la expedición del Museo Americano de Historia Natural a Asia en 1923. Se encontró en el Desierto de Gobi de Mongolia. Este es el mismo lugar donde se encontró al Protoceratops. El espécimen era un cráneo casi completo junto con partes de las manos y vértebras del cuello. Se encontró al lado de un nido de huevos que pueden haber pertenecido a un Protoceratops. Henry Fairfield Osborn pensó que el animal podría haber muerto mientras comía los huevos en el nido; tal vez había sido asesinado por un enojado padre de Protoceratops. Esta posible dieta de huevos llevó a Osborn a nombrar el género y la especie Oviraptor philoceratops, que significa “saqueador de huevos, amante de los ceratopsianos”. Al principio se pensaba que Oviraptor era un miembro de Ornithomimidae, pero sus dedos no tenían la misma longitud y terminaban en garras fuertemente curvadas. Los ornitomímidos tenían dedos alrededor de la misma longitud y garras casi rectas.

El cráneo del Oviraptor era corto con cuencas oculares grandes, una cresta sobre el hocico y una mandíbula con una fenestra grande y profunda (abertura) en el centro. Al igual que los ornitomímidos, tanto la mandíbula superior como la inferior eran picosas y sin dientes. La cresta estaba llena de cavidades, que se llenaban de aire cuando estaba vivo. Las mandíbulas inusuales muestran que el animal tenía una dieta especializada. A diferencia de la mayoría de los terópodos, excepto los ornitomímidos, Oviraptor y otros miembros de la familia Caenagnathidae probablemente fueron herbívoros (comedores de plantas).

Los especímenes descubiertos recientemente muestran que el Oviraptor era similar a otros terópodos. Un adulto medía unos tres pies de alto y unos seis pies de largo, y el animal podía usar sus brazos para agarrar. Las largas patas traseras muestran que había sido un buen corredor. Al no tener dientes, correr pudo haber sido su única defensa contra otros terópodos.

Gigantoraptor

El Gigantoraptor es el oviraptorosaurid más grande descubierto. Sus restos fueron encontrados en la China central; específicamente la cuenca de Erlian a lo largo de la frontera del desierto de Gobi. Fue encontrado por Xing Xu del instituto de paleontología de Beijing. La datación por carbono encontró que vivió a finales del Cretácico alrededor de 70 millones de años, durante este tiempo el desierto de Gobi era una mezcla de sabana tropical y desierto tropical; Se pueden encontrar patrones y entornos climáticos similares en los países de África central. Este es el tipo de entornos a los que Gigantoraptor habría estado expuesto.

Es el terópodo con pico más grande hasta el momento; y, a diferencia de la mayoría de los terópodos grandes, tenía miembros mucho más pequeños y delgados. Se piensa que junto con otros coelurosaurios avanzados, los Tyrannoraptorans (Tyrannosauroidea, Coeluridae, Ornithomimosauria, Alvarezsauroidea, Therizinosauria, Oviraptorosauria (su propio grupo), Deinonychosauria, y Avialae), tenía una gran parte de su cuerpo cubierto por plumas. Se desconoce exactamente lo que comería, pero la mayoría de las personas asume que tendría una dieta que consiste en frutas, huevos no fertilizados y plantas.

El ejemplar que se encontró tenía solo once años de edad. Al principio, cuando fue descubierto por Xing Xu, fue clasificado erróneamente como un tiranosaurio. Se cree que sus parientes más cercanos era Caudipteryx. Varios fósiles de Gigantoraptor se han encontrado en la parte superior de los nidos, lo que demuestra que estos dinosaurios se sentaron en el nido para proteger el huevo. Esto es similar a las aves de hoy en día.

Therizinosaurus

El Therizinosaurus (‘lagarto cosechador’, proveniente de la palabra griega “therizo” que significa ‘cosechar’ o ‘cortar’ y ‘sauros’ que significa ‘lagarto’) fue un therizinosaurio muy grande (anteriormente conocido como segnosaurio). Podía crecer hasta 10 metros (33 pies) de largo y alcanzar 5 toneladas de peso. El Sherizinosaurus vivió en el Período Cretácico tardío (finales de Campaniano-temprano en Maastrichtiano, hace aproximadamente 70 millones de años), y fue uno de los últimos y más grandes representantes de su grupo único, el Therizinosauria (‘cosechando lagartos’). Se sabe solo por unos pocos huesos, que tenia garras gigantescas en sus manos, de las que recibe su nombre. Además, los estudios han demostrado que los Therizinosaurs eran en realidad Maniraptorans (no sauropodos extraños como se pensaba cuando se descubrieron por primera vez), debido a la alineación de la cadera de las criaturas.

El Therizinosaurus tenía una cabeza pequeña con la boca en forma de pico, sobre un cuello largo. Era bípedo y tenía un cuerpo grande y pesado, tal como lo demuestra la pelvis ancha, los brazos y sus largas piernas de 2,5 metros (8 pies) que terminaban en cuatro dedos (tres de los cuales soportaban el peso del animal), que estaban inclinados hacia abajo (garras curvas). El rasgo más distintivo del animal fue la presencia de tres garras gigantescas en sus extremidades delanteras que alcanzaban casi un metro (aproximadamente 3.3 pies) de longitud. La garra más grande estaba en el primer dedo.

Los hábitos alimenticios de Therizinosaurus aún se debaten, pero probablemente fue un herbívoro, utilizando sus grandes garras para empujar las hojas a su boca. Otras hipótesis sugieren que era una comedor de termitas, que usaba sus garras para abrir nidos de termitas grandes, pero parece altamente improbable que un animal del tamaño de Therizinosaurus pueda sobrevivir con una dieta basada en insectos. Basado en mucha investigación y datos recopilados, se encontró que esta especie tenía una extraña adicción a las plantas. Existen otras funciones posibles que podrían haber sido servidas por las garras de Therizinosaurus, como la defensa contra los depredadores (por ejemplo, el Tarbosaurus contemporáneo) y en la lucha intraespecífica, como la lucha por el territorio o por el apareamiento. También parece que usaron sus garras para comer plantas y frutas.

Pelecanimimo

El Pelecanimimus (que significa “imitador de pelícano”) es un género de dinosaurio terópodo ornitomimosauriano basal (“primitivo”) del Cretácico temprano. Es notable por poseer más dientes que cualquier otro miembro de la Ornitomimosauria (o cualquier otro terópodo), la mayoría de los cuales no tenían dientes.

El Pelecanimimus era un pequeño ornitomimosaurio. Su cráneo era inusualmente largo y estrecho, con una longitud máxima de aproximadamente 4,5 veces su altura. Era muy inusual entre los ornitomimosaurios por su gran número de dientes: tenía unos 220 dientes muy pequeños en total, con siete premaxilares, unos treinta maxilares y setenta y cinco en el dentario. Ellos eran heterodont, mostrando dos formas básicas diferentes. Los dientes en la parte frontal de la mandíbula superior eran anchos y en forma de D en sección transversal, mientras que los que estaban más atrás eran como cuchillas, y en general los dientes en la mandíbula superior eran más grandes que los de la parte inferior. Todos ellos no estaban dentados y tenían una “cintura” apretada entre la corona y la raíz. Faltaban placas interdentales.

Solo se sabe que otro ornitomimosaurio posee dientes, el Harpymimus, que tenía muchos menos (once en total, y solo en la mandíbula inferior). La presencia de una cantidad tan grande de dientes en el Pelecanimimus, junto con la falta de espacio interdental, fue interpretada por Pérez-Moreno como una adaptación para cortar y rasgar, una “contraparte funcional del filo de un pico”. Los brazos y las manos del Pelecanimimus eran más típicos de los ornitomimosaurios, con los huesos del cúbito y el radio en la parte inferior del brazo firmemente adheridos entre sí. La mano era como un gancho y tenía dedos de igual longitud equipados con garras bastante rectas.

Struthiomimus

Struthiomimus (que significa “imitador de avestruz”) es un género de dinosaurio ornitomímido del Cretácico tardío de Alberta, Canadá. Era un dinosaurio de patas largas, tal como el avestruz. Este bípedo tenía aproximadamente 14 pies de largo y 4.6 pies de altura y pesaba alrededor de 330 libras. El Struthiomimus es uno de los dinosaurios pequeños más comunes en el Parque Provincial; su abundancia sugiere que era un herbívoro u omnívoro más que un carnívoro.

El Struthiomimus tenía una estructura esquelética típica para un ornitomímido, que difería de géneros como Ornithomimus y Dromiceiomimus en tamaño y detalles anatómicos. Se sabe por algunos esqueletos y cráneos, que su tamaño es de aproximadamente 14 pies de largo y 4.6 pies de altura, con un peso de alrededor de 330 libras. Al igual que con otros ornitomímidos, tenía una pequeña cabeza delgada con un cuello largo (que representaba aproximadamente el 40% de la longitud del cuerpo). Sus ojos eran grandes y sus mandíbulas no tenían dientes. Su columna vertebral tenía 10 vértebras en el cuello, 13 vértebras posteriores, 6 vértebras en la cadera y aproximadamente 35 vértebras en la cola. La cola era rígida y probablemente se usaba para mantener el equilibrio.

El Struthiomimus tenía brazos y manos largas, con huesos aún en el antebrazo y una capacidad de oposición limitada entre el primer dedo y los otros dos. Tenía las manos más largas que cualquier ornitomímido, con garras particularmente grandes Los tres dedos tenían aproximadamente la misma longitud, y las garras tenían una ligera curva (parecidas a las de un perezoso). Su espinilla era más larga que su muslo, una característica ideal para correr. Entre los ornitomímidos, sin embargo, sus patas eran de longitud moderada. Sus pies eran largos, con tres dedos inclinados por garras con una ligera curva.

Ornitomimo

El Ornithomimus es un género de dinosaurio ornitomímido del Período Cretácico Tardío (70-65 millones de años) de lo que hoy es Norteamérica. En 1890, Ornithomimus velox fue nombrado por Othniel Charles Marsh sobre la base de un pie y una mano parcial de la Formación Maastrichtiana de Denver. Otras diecisiete especies han sido nombradas desde entonces. La mayoría de estos se han asignado posteriormente a nuevos géneros o se ha demostrado que no están directamente relacionados con el Ornithomimus. Este ultimo era un animal bípedo rápido cubierto de plumas que estaba equipado con una pequeña cabeza con forma de pico sin dientes, que puede indicar una dieta omnívora.

Al igual que otros ornitomímidos, el Ornithomimus se caracteriza por un pie con tres dedos que soportan el peso, los largos y delgados brazos y un cuello largo con un cráneo en forma de pájaro, alargado y sin dientes. Era bipedal y superficialmente se parecía a un avestruz, excepto por su larga cola. De seguro habría sido un corredor veloz. Tenía extremidades muy largas, huesos huecos, un gran cerebro y ojos. Los cerebros de los ornitomímidos eran grandes para los dinosaurios, pero esto no necesariamente es un signo de mayor inteligencia; algunos paleontólogos piensan que las porciones agrandadas del cerebro estaban dedicadas a la coordinación cinestésica. Sus manos tienen una apariencia notablemente perezosa, lo que llevó a Henry Fairfield Osborn a sugerir que estaban acostumbrados a enganchar ramas durante la alimentación.

El Ornithomimus se diferencia de otros ornitomímidos, como los Struthiomimus, en tener una espalda corta, antebrazos largos y delgados, garras en las manos y pies muy delgadas, rectas y en tener metacarpianos y dedos de longitudes similares. Las tres especies de Ornithomimus hoy consideradas como posiblemente válidas, difieren más bien en tamaño. En 2010, Gregory S. Paul estimó la longitud de un O. edmontonicus en 3.8 metros, su peso en 170 kilogramos (370 lb). Una de sus muestras, CMN 12228, conserva un fémur (hueso del muslo) de 46.8 centímetros (18.4 pulgadas) de largo. Paul estimó que un O. sedens era de 4.8 metros y 350 kilogramos (770 lb). El O. velox, la especie tipo de Ornithomimus, se basa en material de un animal mucho más pequeño. Mientras que el holotipo de O. edmontonicus, CMN 8632, conserva un segundo metacarpiano de ochenta y cuatro milímetros de largo, el mismo elemento con O. velox mide solo cincuenta y tres milímetros.

En 1996, 2008 y 2009, se encontraron tres especímenes de Ornithomimus edmontonicus, dos adultos y un joven, con restos de plumas de penachos en la parte inferior del brazo o con impresiones de hasta cinco centímetros de plumas primitivas en forma de filamentos similares a pelos que cubren las piernas y el cuello. El hecho de que las huellas de las plumas se encontraran en la piedra arenisca, que antes se pensaba que no podía soportar tales impresiones, ofrece nuevas posibilidades para futuros hallazgos de plumas. Un estudio que describió estos fósiles en 2012 concluyó que el O. edmontonicus estaba cubierto de plumas “plumáceas” en todas las etapas de crecimiento, y que solo los adultos tenían estructuras similares a alas, lo que sugiere que las alas pueden haber evolucionado para exhibiciones de apareamiento.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here