Tiempo: qué es, definición y tipos

El post que tenemos para el día de hoy puede ser muy útil si eres curioso, en este caso te contaremos qué es el tiempo. Daremos información sobre su definición, sus características y los distintos tipos de tiempo que conocemos. Muchas veces ocurre que hablamos o nos referimos a algún concepto cotidianamente pero no sabemos muy bien de qué se trata en concreto. Por eso hemos armado este interesante post El tiempo: qué es, definición y tipos.

Definición de tiempo y sus tipos

La palabra tiempo proviene del término latín Tempus, y fue originalmente utilizada para hacer referencia a la magnitud de carácter físico, es decir, para medir lo que dura algo que es susceptible de cambio. Podríamos decir que algo puede medirse como tiempo cuando pasa de un estado a otro y cuando ese cambio es posible cuantificarse. Es un concepto amplio, en el sentido de poder ser aplicado en distintos contextos, esto se ve reflejado en la capacidad para secuenciar hechos y determinar momentos, por ejemplo podemos decir: “El otro día estuve dos horas haciendo la tarea”. El tiempo es la época durante la que sucede o ha sucedido algo en la cual vive o vivió alguna persona o alguna cosa. También se puede entender al tiempo como una herramienta que permite representar gráficamente datos cronológicos o periodos de tiempo de forma ordenada y clara. Podríamos dar ejemplos en este sentido: hacer referencia a la edad de una persona (“Laura tiene 35 años”) o pensarlo en relación al tiempo de cocción de un alimento (“La torta tardó 20 minutos en el horno”).

Ubicándonos en el área de la gramática, podemos pensar el concepto de tiempo como un tiempo verbal, donde sería una de las divisiones de una conjugación que se corresponde con un modo y permite situar la situación en un momento específico. Por otro lado, en el área del deporte, el tiempo sería cada una de las partes en que están divididos los partidos, por ejemplo un partido de fútbol por lo general se divide en dos partes de 45 minutos. Dentro del área de la música, el tiempo estaría haciendo referencia a las partes de igual duración en el que se encuentra dividido un compás o composición; y a su vez, la velocidad con la que se interpreta una composición. Esos serían posibles utilizaciones del concepto tiempo, aunque su uso es casi infinito.

Podemos definir al tiempo como una magnitud física, la cual es fundamental ya que es un proceso que se repite de forma idéntica e indefinida que nos permite organizar y ordenar la mayor parte de las actividades del ser humano. De esa forma es cómo se mide, y su unidad de tiempo seleccionada es el segundo, es decir, la 86.400 ava parte del día solar medio.

También podemos definir al tiempo como un indicador, nos señala cuándo algo va a suceder, incluyendo el pasado, el presente y el futuro. También nos indica qué deberíamos estar haciendo; en este sentido resulta una herramienta útil. Podemos nombrar al calendario y al reloj como ejemplificadores y pioneros de esta característica del tiempo, son utilizados por el hombre para poder medir cotidianamente el tiempo. Esta medición del tiempo data desde la antigüedad, el reloj de arena, por ejemplo, calcula un lapso de tiempo en función de un puñado de arena de un receptáculo a otro. Pero con el tiempo, se hizo necesario un aparto más preciso, y es así como surge el clásico reloj mecánico que aporta datos precisos. Dentro de este tipo de aparatos aparece el más precisos que es el llamado reloj anatómico.

Anterior a la existencia de los relojes y calendarios, el ser humano utilizaba formás más naturales para medir el tiempo; por ejemplo basándonse en la puesta y salida del sol.

La unidad de tiempo cuenta con múltiplos y sub-múltiplos, es decir, nos fijamos que un día equivale a 24 horas, una hora equivale a 60 minutos y un minuto a 60 segundos. Esto nos sirve y nos organiza, podemos programar distintas actividades desde la medición del segundo hasta llegar hasta la organización anual de 365 días.

Hay quienes piensas al tiempo como un periodo de duración en el que se desarrolla una historia, esto se ve reflejado por medio de los periodos, etapas o eras. Pueden ser largos o cortos y un ejemplo de esto es la época contemporánea.

 

También hay pensadores que conciben al tiempo como un estado momentáneo de la atmósfera, otros como fenómenos meteorológicos que ocurren en distintos lugares y que pueden ir variando según los períodos. Éste es llamado tiempo atmosférico y tiene su razón de ser debido a la temperatura, la presión atmosférica, las precipitaciones y la humedad que ocurren en un momento específico. En este tipo de definición, se destaca su variabilidad, esta característica es estudiada por la ciencia llamada Meteorología. Cuando se habla de clima se refiere a la sucesión de los tiempos registrados en un espacio determinado; es decir, se está ante un concepto más general que el tiempo.

Hay quienes consideran que el tiempo es una medida para dar cuenta de la duración de los cambios que experimenta el universo, como una circunstancia intuitiva. En este caso estaría en total relación con los cambios que experimentan las cosas y con sus relaciones. Tomando como punto de apoyo a la física, se podría nombrar a la teoría de la relatividad, presente en la actualidad, como aquella que considera que el tiempo es relativo y que depende de otras variables como puede ser el espacio. Esta teoría apareció durante el siglo XX como una revolución por ser una concepción distinta en cuanto a sus orígenes y procesos.

Siguiendo esta línea más física del concepto de tiempo, se entiende al mismo dentro de un flujo de sucesos, organizados en secuencias, lo que permite determinar el eje mencionado: pasado, presente y futuro. El presente fue determinado por el Sistema Internacional de Unidades como la unidad básica del tiempo.

Lo que se conoce sobre el tiempo, además, es su capacidad para ordenar eventos dentro de un eje que incluye un pasado, un presente y un futuro. Lo que nos indica el pasado tiene que ver con los eventos ya ocurridos y acontecidos; por su parte el presenta nos indica los eventos que están sucediendo actualmente; y el futuro hace alusión a los posibles eventos y acontecimientos que sucederán. Esta forma de pensar en tiempo tiene que ver con el movimiento, es decir, se piensa los sucesos según su aparición en un momento determinado.

Podemos considerar, entonces, que el tiempo es una de las magnitudes fundamentales de la física, teniendo como unidad de medida al segundo (decretado por el Sistema Internacional). Esto tiene su fundamento en la imposibilidad de influir en su transcurso, a diferencia de la masa y la longitud en donde sí se pueden acotar distancias o quitar masas.

También podemos encontrar definiciones del tiempo desde concepciones filosóficas. Tomando la concepción aristotélica se concibe al tiempo en relación con el movimiento, al igual que la física. Desde la teoría kantiana se entiendo el tiempo como algo interior y personal, lo que organizaría las experiencias más íntimas de cada persona.

Dentro de esta concepción filosófica aparecen diversas posturas en cuanto a la definición del tiempo; podemos encontrar corrientes como el historicismo, el existencialismo, entre otros.

 

Busquedas: ejemplos de animales ovovivípara, Mapa semantico de la revolucion francesa, www Fotografía-animales-vivíparos com
Compartir
Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here